Hay que salir, hay que salir de aquí.

Me digo lo mismo cada mañana...cada mañana...cada mañana
voy a despedirme sin previo aviso de lo más triste de mí mismo.

La revolución interna puede comenzar...

No hay comentarios:

Publicar un comentario