El equilibrio es imposible.

¿Para qué?

Si cada vez que vienes me convences, me abrazas y me hablas de los dos.
Y yo siento que no voy, que el equilibrio es imposible cuando vienes y me hablas de nosotros dos.
No te diré que no.
Yo te sigo porque creo que en el fondo hay algo.

2 comentarios: