S se escondía detrás de su cámara inmortalizando recuerdos en blanco y negro, sin saber que el negro más bonito era el de sus ojos. Se pasaba la vida entre raíles, entre ciudad y ciudad. Era la chica de los lugares desconocidos, de los abandonados, sólo ella podía encontrar belleza en algo tan desolador. Sus pequeñas sonrisas reconfortaban el alma. Y aún entonces, ella seguía sin hacerse una mínima idea de lo que podía llegar a arraigar en las personas.

3 comentarios:

  1. (Foto editada por Sara y con su cámara.)

    ResponderEliminar
  2. Cuando Sara sonríe se te queda grabado en el corazón :) Mira que es bonita, y que eres bonita, y que sois bonitas las dos <3
    Os hamo mucho PISHAH!

    ResponderEliminar
  3. Alba :______________________

    Que me haces llorar jopetis!! No eres más bonita porque no puedes :_) Guapa <3

    ResponderEliminar