Capítulo 88.

"Al principio no te lo crees, tu primera reacción es la negación. <> es lo único que repite tu cabeza. Mientras tú corazón se ha sumergido en una especie de trance, intentando evadirse, no sufrir, no romperse. Tus manos empiezan a temblar, el labio inferior lo sigue. Y a medida que el tiempo va pasando, a medida que los segundos que parecen horas van siguiendo su curso, el sentido de la realidad, quizás el más doloroso, se apodera de ti. Diciendo a gritos ahogados que eso es verdad. Entonces, solo entonces tu corazón se rompe en mil pedazos sabiendo que nunca, nunca jamás se recuperará, no al menos del todo. Finalmente el labio no aguanta más, rompes en sollozos, en lágrimas desenfrenadas. Mientras el frío y el vacío se van apoderando de ti el mundo literalmente desaparece. Las paredes adquieren un tono oscuro. Y lo que antes te parecía importar ahora son simples cosas intrascendentes. Y te das cuenta de lo estúpida que es la vida. Manos se van posando sobre tus hombros, intentando calmarte, pero yo no quería eso. No soportaba que alguien me tocase, no a mí. El tiempo se ralentiza, tus sentidos se agudizan. La memoria se hace más fuerte que nunca, quizás cuando más quieres olvidar. Quizás cuando más necesitas estar a ciegas, no ver nada, no ver su cuerpo, quizás cuando más deseas olvidar. Conversaciones, olores, gente, colores, suspiros, lágrimas, abrazos, desolación, miradas, todo, sabía que todo lo recordaría. Lo recordaría para el resto de mi vida."

4 comentarios:

  1. tiene mucha tristeza encerrada, pero tambien mucha belleza. Animate un poco :)

    ResponderEliminar