Yo ya no quiero vivir en la ciudad más triste, que llora por ambición.

Sé más o menos qué falla.

Y habrá que arreglarlo, poco a poco, aunque no sé me de bien la perseverancia. Necesito un cambio.





Tendremos nuestras maniobras de escapismo.

4 comentarios: