1.999 o cómo empezar a romperse con el corazón enfocado a la luna.


Love Of Lesbian y su fin de año. Creo que todavía sigo en estado de éxtasis y sin palabras. Despedimos el año, el año en que dos seres volátiles se encontraron para andar un tiempo juntos, sin raíces (aunque en ocasiones parecía que arraigábamos el uno con el otro).
Es increíble cómo pueden generar poesía de tal forma, cómo consiguen que cada una de las canciones hablen de ti, y como al mismo momento la persona que tienes al lado consigue sentir lo mismo, cada uno con su historia. Sin duda me partieron el corazón, me rompieron, me volvieron a reconstruir, me hicieron gritar y mil cosas más. De pasar del éxtasis de Algunas Plantas a despedazarse con 1.999.

Con las doce campanadas acabó el ‘99, en todos los sentidos. Y me di cuenta de que Mi primera combustión fue el final perfecto, fue el final.

‘’y queda un poco lejos cuando me incendiaste, y ya soplaron las cenizas, volaron las cenizas.’’

1 comentario: