La soledad de los números primos

‘’Los números primos sólo son exactamente divisibles por 1 y por sí mismos.’’

Y éramos una clase de números primos entre un mar de números naturales, que sólo nos dividíamos entre nosotros mismos y por aquel número solitario. Y aunque andábamos próximos entre sí nunca nos podíamos juntar del todo. Quizás era aquella extraña soledad que nos rodeaba, o la que nos unía. Y allí, a veces, deseabas ser un número natural más, aquellos fáciles de querer. Aquellos que podían dividirse entre más números, ser más próximo, encontrar el lugar.

Pero quisiéramos o no, éramos aquellos números lejanos al principio del orden, aquellos que se encontraban separados por un número, haciéndose palpables pero nunca se podían fundir del todo.


A veces me gustaría ser un número normal y corriente.

3 comentarios: