YO ODIO...

Odio los martes.
Odio cuando cojo el cartón de leche por las mañanas y solo queda un culito, que no da para nada. Ese dedito de leche que era demasiado para el anterior, pero muy poco para el siguiente.
Odio cuando se me congelan las manos y se me duermen los pies.
Odio el verano, el calor, los turistas y el sofoco que todo eso en conjunto produce.
Odio escuchar una canción, tararearle, y que no recuerde el título, ni siquiera el autor.
Odio mis cambios de humor.
Odio echar de menos a alguien.
Odio cuando los fluorescentes de clase están encendidos y las persianas bajadas, desaprovechando toda esa luz exterior.
Odio que el día anterior siempre sea igual que el siguiente.
Odio esperar.
Odio la impotencia, y ese maldito nudo en la garganta que me crea.
Odio los programas de chafardeo, odio las series españoladas (aka Física o Química y demás) y las películas también (excepto poquísimas, muy pocas).
Odio que la gente no reaccione ante ciertas circunstancias.
Odio la gente que dice que su vida es muy difícil, cuando se lo han dado todo hecho.
Odio el olor a gasolina.
Odio las conversaciones intrascendentes sobre temas banales.
Odio las excusas.
Odio las aceitunas.
Odio a los que critican sin saber mínimamente nada.
Odio a los hijos de puta que andan sueltos, mientras que, no se merecen ni ver la luz del sol.
Odio que mi madre me suba la persiana un sábado a las nueve de la mañana.
Odio a aquellos que marean en tema de sentimientos (hoy si, mañana quizás no).
Odio estar en clase y sentir detrás el incesable murmullo de los dos típicos hablando con su voz irritante.
Odio que mi padre me diga que me voy a quedar sorda por llevar los cascos.
Odio la decepción.

(...)
Odio…odio muchas cosas.

7 comentarios:

  1. Yo también odio los martes. Me gusta tu blog ^^
    Te sigo, besos!

    ResponderEliminar
  2. Yo hace tiempo creí que odiaba las películas españolas, pero me he dado cuenta de que hay dos globalizaciones de películas españolas; las malas/asquerosas, y el resto, entre las que hay películas buenas, y unas cuantas.
    Maldita impotencia, malditos cambios de humor, maldito echar de menos.

    ResponderEliminar
  3. tengo en comun muchas cosas que odiar! aunque no te perdonare que odies las aceitunas!!! con lo ricas que están!! jaajja :P

    ResponderEliminar
  4. Odio el verano, el calor, los turistas y el sofoco que todo eso en conjunto produce.
    Odio escuchar una canción, tararearle, y que norecuerde el título, ni siquiera el autor.
    Odio mis cambios de humor.
    Odio esperar. (en mayúsculas)
    Odio el olor a gasolina. (sí? a mi me gusta jaja)
    Odio las conversaciones intrascendentes sobre temas banales. (amén)

    y creo que comparto muchos más odíos contigo jaja el próximo día haz una con lo que te gusta, cuanto menos recordemos las cosas malas y negativas que nos rodean... mejor.

    :)

    ResponderEliminar
  5. En nueve de cada diez odios, coincido contigo. Sobre todo en "Odio…odio muchas cosas."
    : )

    ResponderEliminar
  6. pues yo creo que no debemos odiar a nada ni a nadie, puesto que son cosas que no nos gustan o que son desagradables para nosotros, no debemos darle tanta importancia como es el odiar.

    aun asi, me gusta tu blog =)

    ResponderEliminar