-Lo sabes ¿no?
-¿El que?
-Lo que dicen…
-¿Y que dicen?
-Que aquí los besos dejan cicatriz- Tenía razón, como tantas otras veces. Pero no sabía hasta que punto, hasta que punto esas cicatrices eran profundas, hasta que punto podían hacer daño.

(Y el atardecer nos abrazaba, tiñendo caprichosamente el agua)

3 comentarios:

  1. tú y tus bonitas palabras, ultimamente te veo muy creativa, Alba :)

    ¿adivina quien soy?
    tenía una cosa de estas pero no la usaba desde hacía dos años, esto me pasa por tener demasiado tiempo libre...

    ResponderEliminar
  2. preciosa foto y bonito texto Alba, sigue así!!! :D

    ResponderEliminar