Y mientras el gentío paseaba a su alrededor ella intentaba ocultar su sonrojo. La sonrisa estúpida que se le esbozaba cuando él la miraba. El cosquilleo que sentía cuando él suspiraba. Sus ansias de besarle, de hacerlo suyo. El sol caía sobre las mesas, era abrasador. Mientras ella intentaba ocultar lo que se le revolvía en el interior él simplemente anhelaba que ella se dejara llevar. Perder el control.

3 comentarios:

  1. uuuh! esto ya no se me hace tanto historia eh! jajajajaja nonono tambiééén!

    ResponderEliminar
  2. Hola!!!! Uf he visto tu comentario ahora y me lo dejaste hace mil... disculpa!!! que buno que tengas blog tambien :D

    ResponderEliminar