Todavía con la magia de aquella primera vez, entré de nuevo a Cal Tanu, esta vez con la señorita Sara. Lo primero que vimos fueron unos niños que no sobrepasarían los diez años jugando en la pista de frontón con las porterías oxidadas y las redes destripadas por el tiempo, la dejadez o simplemente por el ser humano. Pasamos a las pistas de tenis, más gente. Lo qué hace la gente por no gastarse unos pavos. Finalmente entremos al recinto. En un largo pasillo había tres pistas de squash, los cristales estaban reventados, extintores perdidos en un mar de cristales. En la segunda pista, una cama, una almohada y una toalla, curioso conjunto. Nos adentramos más por aquellos pasillos y finalmente llegamos al restaurante, una barra vestida de polvo reinaba la estancia. Encima de ésta un calendario, del 2007, el año que cerró todo aquello. Entramos en la cocina, un paraguas, una pizarra de una conocida marca de zumos rezaba que podías tomar tu desayuno allí, un bote de amoniaco y poco más. De nuevo nos encontremos en el restaurante, por el suelo se posaban documentos, proyectos pasados, aquellos que vieron la luz y pronto se apagaron, 1984. Salimos, nos centremos en la terraza, y con ello las piscinas. Una cantidad de mierda se cernía sobre ellas, las aguas verdes y densas no podía ocultar las sillas rotas, extintores y papel, muchas tiras de papel, aquellas que se ponen en las maquinas registradoras. Entremos de nuevo al recinto, y nos adentramos por uno de los pasillos laterales, oscuro. Escuchemos algo, quizás el golpe de la pelota rebotar contra la pared, quizás la tormenta que nos acechaba, o quizás las dos cosas. Subimos unas escaleritas y nos adentremos en una habitación, revistas despellejadas barrían el suelo. Un pequeño ventanal te introducía a una terraza, vistas a un recinto desolado, quizás alguien pasó allí el mejor verano de su vida. Bajemos de nuevo, salimos de aquel polideportivo abandonado por el tiempo, por los recuerdos. Una vez fuera la tormenta amenazó de nuevo, y el agua cayó a nuestras espaldas. Guardemos las cámaras y bajo la lluvia andemos hasta la estación.

6 comentarios:

  1. Bienvenida al mundo Bloogr! :D

    ResponderEliminar
  2. Me encanta que te hayas decidido a compartir también por aquí tus cositas.

    n_n

    ResponderEliminar
  3. Holaaa :) Soy niqi - Lorena - Jellybrain xdd
    aunque esta no es mi cuenta, le estoy robando conexion a mi novio asi que.. xD bueno
    te agregare cuando tenga tiempo e internet en casa, tengo que poner al dia seriamente mi blog y esas cosas ^o^

    un besitoo, cuidate :D

    ResponderEliminar
  4. pues si, al final si que es mi cuenta XDDD enfin

    ResponderEliminar
  5. "Lo que hace la gente por no gastarse unos pavos."
    Te juro que no sé cuántas veces repetí ésa frase ese día xDD

    Ais mujé. Qué guay tú por aquí :)

    ResponderEliminar