Se encontraba en el parque, embriagándose del leve perfume de la lavanda. Hundía la mirada en un libro, de sospechosa edad, el tacto rugoso y el color amarillento de las páginas lo delataba. La mirada de Sarah se veía apagada por los años, aunque ella apenas rondaba las tres décadas. Sentía como en cada suspiro se le iba algo de vida, suspirando alzó la mirada. Miraba a la gente pasar, pero sin verla.

2 comentarios:

  1. Nop, es del libro Terapía de Sebastian Fitzek... dónde has visto que yo me esmere así? jajaja

    ResponderEliminar
  2. ¿Por qué todo el mundo se llama como yo? xDD

    ResponderEliminar